Astillero Baglietto

Astillero Baglietto

La histórica marca de embarcaciones de lujo decidió, en 2012, levantar una nueva nave que le permitiese construir barcos de hasta 65 m de longitud, trabajando con seguridad y con la máxima eficiencia.

El edificio es muy visible, tanto desde tierra como desde el mar, constituyendo una especie de tarjeta de visita de todo el astillero naval.

El proyecto fue realizado por el arquitecto Marco Calvi, quien decidió incorporar el policarbonato celular para realizar las partes translúcidas.

Los acristalamientos de las fachadas se realizaron con nuestro PanelPiù de 40 mm de 9 paredes en X, en color neutro satinado, integrado con perfiles de aluminio con corte térmico, que ofrecen la posibilidad de realizar marcos tanto fijos como abatibles.

La elevada flexibilidad del sistema permitió realizar estos acristalamientos mediante cortes en la fachada, con una forma en paralelepípedo que recuerda, gracias también a la cubierta construida frente a los mismos, el perfil de las alas de la gaviota estilizada utilizada en el logotipo de la marca Baglietto.

Dicho sistema se empleó asimismo para realizar los dientes de sierra de la cubierta, cuyas aberturas también pueden funcionar como evacuadores de humo y calor en caso de incendio.

Para los lucernarios cenitales se utilizó nuestro ReversPiù 1000/40, en color neutro satinado.

Cada lucernario está formado por dos paneles de 6 m de largo cortados por un lado para adaptarlos al tamaño del orificio y, eliminando el machihembrado, permitió el montaje de nuestro perfil lateral con corte térmico a modo de cierre. Estos perfiles se acoplaron a los paneles sándwich adyacentes mediante unas chapas metálicas diseñadas ad hoc.

Los dos paneles se unieron entre sí mediante un montante cuadrado de policarbonato y se anclaron a la estructura portante con grapas de acero inoxidable. La longitud de 6 m permitió realizar toda la pendiente con un único panel.

Debajo de cada lucernario hay una estructura de soporte realizada con perfiles en omega de 70 mm de alto que permiten tanto soportar el policarbonato, apoyándose en la carpintería principal que sostiene los paneles sándwich, como elevar los paneles translúcidos para situarlos a la altura de los ciegos.

La ligereza y la robustez de nuestros sistemas han contribuido a la realización de una estructura muy esbelta y, al mismo tiempo, capaz de garantizar una óptima resistencia a las cargas de viento que, dadas las grandes aberturas presentes en la nave, pueden llegar a ser considerables.

Además, el gran espesor de los paneles y el elevado número de paredes internas garantizan un adecuado índice de aislamiento térmico, manteniendo, al mismo tiempo, un alto grado de paso de luz natural. La disposición de los lucernarios, alternados secuencialmente con las partes ciegas de la cubierta, y el uso del acabado satinado, que ofrece una mayor difusión de la luz, hacen que la gran cantidad luz cenital que penetra en el interior del edificio sea de gran calidad.